miércoles, 5 de diciembre de 2007

¿No podemos, simplemente, llevarnos bien?

La mayor parte de los conflictos humanos se perpetúan precisamente por que las personas (de todas las edades) se obsesionanen exceso por los detalles de su malestar y por que no quieren o no pueden elevarse al dominio filosófico de universales donde encontrarán su bienestar.

Las fuentes universales de desacuerdo provienen de nuestra naturaleza animal, no de nuestras capacidades más elevadas y humanas.

Hay que convertir las diferencias en una base para la cooperación y no para el conflicto.

"Las personas que guerrean con los demás han fracasado en la conquista de sí mismos."

No hay comentarios: