lunes, 21 de enero de 2008

Adiós a mis noches románticas.

Pasajero y momentáneo, como una corriente de aire.
Tal vez falso, pero agradable.
Pero tan falso que pierde cierto encanto y la emoción se convierte en cierto desagrado y aburrimiento, desinterés.
De verdad odio el blah blah bleh...
Pero lo cierto es que ni mi cuerpo ni mi alma se envolvieron en las palabras.

1 comentario:

el doctor dijo...

orale pues si te entiendo jajaj bien mitotero yo, me encanto lo de "0 locas han comentado"