miércoles, 6 de febrero de 2008

Odisea Sentimental II

De repente comienzo a extrañarte...
Te veo hoy, pienso un poco...
y no extraño quien eres, sino quien fuiste...
Es cuando me doy cuenta que no te extraño.
Sólo extraño la compañía de alguien afín a mí en algún lugar del tiempo, en determinado momento, bajo cierta circunstancia...

No hay comentarios: